DANI COCA.jpg

{Lo importante es lo que nos queda por hacer}

Nunca he sido de tener que demostrar nada a nadie, quizás en eso consiste la libertad del ser humano. La cocina me eligió hace más de 25 años para darme la oportunidad de ser mejor persona -partiendo de la premisa según mi parecer, de que todos nacemos buenos- .

Por eso aquí no vas a encontrar curriculum ni rollos de esos -está todo en Google- muchas veces el ser humano no se mide por sus logros, soy mas de latidos, he conocido demasiados listados de premios, soles y estrellas, la mayoría sin corazón.

Me gusta vivir aquí abajo, entre calderas, infiernos personales y pertenecer a esta tribu de marginales -que no marginados- en donde no discutimos por diferenciar entre tradición y vanguardia, sino más bien lo mezclamos todo en una coctelera y brindamos por las almas pérdidas.

La cocina significa mi compañera de viajes y aventuras, de lecciones que queman como sus fogones, de aprender a seleccionar productos al igual que nacen amigos, me sirve como mochila para almacenar recuerdos, amores y sonrisas, es mi  Camper que me permite cargar mi creatividad, libros, cuentos, vídeos, payasadas, conversaciones y abrirme al mundo.

Los dones te muestran quién eres cuando andas perdido y no dejan de ser excusas para vivir. Soy Dani Albors y como dice mi chica me defino como "POLIVALIVALIENTE".

Para mi cocinar es una forma de comunicar y ante todo de AMAR.

"Si Neruda confesó que había vivido, a Albors no le hace falta confesionario alguno ya que antes de pedir perdón, ya ha pedido permiso y está dentro. No le hacen falta permisos para crear, porque este alcoyano del mundo es ante todo un creador incansable, un 007 con licencia para hacer del arte un arma cargada con munición real apuntando en todas las direcciones. Quizás nunca dé en el blanco, pero siempre lo da todo y eso es mucho más de lo que algunos sueñan."

Juan Andrés Pastor 

[Periodista y escritor]